OPINIÓN: La crisis financiera por la que atraviesa Pemex

Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros-FUNDEF A.C. Centro de Investigación independiente con sede en el ITAM. Síguelo en Twitter como . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) – Para nadie es un secreto la crisis financiera que atraviesa Pemex desde hace varios años: su deuda es de 107 mil millones de dólares.

Aunque heredó un mal manejo administrativo y financiero, todavía no se ven acciones contundentes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para resolver el problema que impacta en las finanzas públicas del país.

Las agencias calificadoras perdieron credibilidad a partir de la crisis de hipotecas subprime, pero la baja en la calificación de Fitch hacia Pemex, ya que sería negar la realidad y la crisis financiera que vive la petrolera.

Fitch califica duramente las acciones del gobierno de López Obrador porque afirma que existe una inacción del gobierno mexicano para prevenir el deterioro en la calidad crediticia de Pemex, es decir, no existe un plan serio para mejorar sus finanzas.

El nuevo gobierno se ha enfocado más en tratar temas políticos y ha descuidado la parte financiera de Pemex. Existe preocupación porque la petrolera tenga un gobierno corporativo sin los recursos necesarios para financiar sus proyectos en refinación, exploración y producción; además hay incertidumbre en la relación con los inversionistas privados.

Los problemas de Pemex Los gobiernos anteriores la dejaron altamente endeudada y con un régimen fiscal que la asfixia; además, todos los días se mencionan casos de corrupción que siguen sin ser sancionados.

Sin embargo, no se le quita responsabilidad al nuevo gobierno porque este no han presentado un verdadero plan financiero para rescatar a Pemex ni para contratar personal capacitado -desde el punto de vista financiero- capaz de enfrentar el gran problema del gobierno.

Faltan acciones contundentes y no solo buscar culpables. Una solución es que la petrolera cotice en el mercado de valores, herramienta que serviría para financiar sus actividades y combatir la corrupción. Además la obligaría a tener un gobierno corporativo y finanzas públicas transparentes.

El desastre de Pemex no empezó con la administración de López Obrador, pero el nuevo gobierno debe dejar atrás la retórica y está obligado a limpiar lo que le dejaron. Para este 2019 se aproximadamente 5,400 millones de dólares de nuevo endeudamiento.

Pemex está en peligro y pondría en la misma situación a las finanzas públicas del país. Ojalá el nuevo gobierno entienda la gravedad de la situación y busque soluciones. Es necesario que tenga profesionales y expertos financieros con experiencia para desactivar el problema heredado.

]]>

Opinión

Tal vez te interese...